Cómo conseguir que tu gato utilice el rascador

Cómo conseguir que tu gato utilice el rascador

15 septiembre, 2017

Si ya te has cansado de encontrarte tus muebles, cortinas, prendas de ropa o revistas arañadas y destrozadas por las uñas de tu gato, te recomiendo que le compres un buen rascador y le enseñes a usarlo antes de volverte loco.

No, no lo hacemos por maldad. Rascarnos las uñas y arañar objetos nos es de necesidad. Con este gesto, además de cuidarnos las uñas y estirar los músculos, marcamos nuestro territorio física y olfativamente. Los arañazos que dejamos en los objetos marcan claramente cuál es nuestro territorio y nos hace sentir mucho más seguros.

Si nos regaláis un rascador y, de buenas a primeras comenzamos a usarlo, ayudarnos a conseguirlo no os llevará mucho tiempo. Eso sí, una vez comencemos a dejar nuestra señal en él, volveremos a usarlo una y otra vez para que nuestras feromonas se mantengan siempre presentes. Aquí os dejo una serie de truquitos para que vuestra vida sea mucho más tranquila y la nuestra más plena.

Siéntete gato y guíanos con tu ejemplo

Además de dedicarnos tiempo y jugar con nosotros, si rascas llamativamente el rascador cuando estés jugando con nosotros, intentaremos imitarte para seguir pasándonoslo bien. Haz el rascado varias veces al día e, incluso, coge nuestras patitas para hacerlo para que nos vayamos acostumbrando rápidamente.

Colócalo en un sitio tranquilo y seguro

Puede que a la primera no sepas cuál es el sitio ideal para colocar el rascador. Por norma general, opta por aquellos lugares donde más hemos dejado nuestra huella a base de arañazos. Al estar cerca de los muebles ya arañados, terminaremos por probar el rascador y, una vez marcado, volveremos a él una y otra vez. Nunca pongas este juguete cerca de nuestro baño o lugar de comida. Queremos sitios que nos relajen, no que quiten funciones.

Prémianos cada vez que lo usemos

Cada vez que nos veas hacer uso del rascador y, sin perder tiempo, recompénsanos con una chuche o caricia. De esta manera asociaremos el uso de este juguete al premio y lo haremos con mucho más gusto. Si nos premias una vez nos hemos alejado del rascador, no tendremos ni idea de por qué lo haces así que, ya sabes, estate preparado cada vez que nos rasquemos en él y agasájanos nada más terminar de rascarnos.

Usa hierba gatera

Si a pesar de lo ya indicado nos mostramos algo reacios a usar el rascador, imprégnalo con unas gotitas de hierba gatera que estimule nuestros sentidos y nos resulte más atractivo su empleo.

Gato gris en un rascador en una habitación blanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *