Cómo dar una pastilla a mi gato

13 junio, 2019

Toma nota de estos métodos para poder darle la medicación a tu gato de forma efectiva.

Cuando se trata de darle una pastilla a un gato, cualquier truco es bueno para intentar que se la acabe tomando. Sin embargo, los gatos somos animales muy desconfiados, y aunque hay algunos que son muy dóciles y se toman sus medicamentos sin quejarse, otros nos resistimos mucho más.

Para estos estos últimos, existen algunos trucos para dar una pastilla a un gato que te pueden ser de gran utilidad. Porque lo más normal es que no se la tome por su cuenta, puedes poner en práctica estas dos técnicas muy útiles.

Mezclar medicamentos con la comida

La forma más sencilla de darle una pastilla a un gato es mezclándosela con comida. Si se trata de un medicamento que no tiene olor, puedes simplemente machacarla para convertirla en polvo, que tu gato se tomará mezclado con su comida húmeda sin darse cuenta.

En cambio, si el felino se pudiera dar cuenta de que su alimento ha sido adulterado con algún medicamento, también puedes introducir la pastilla completa dentro de su golosina favorita. Prepara varios bocados de su alimento preferido, y ve ofreciéndoselos uno a uno. En uno de ellos estará la pastilla escondida, la cual ni si quiera notará cuando se la trague.

 

Poner la pastilla directamente en la boca

Con el tiempo, la técnica de engañar a un gato mezclando la pastilla con la comida puede dejar de funcionar. Para aquellos que no confían ni si quiera en las deliciosas golosinas, hay que actuar de manera más contundente, dándole la pastilla directamente en la boca.

Coge a tu gato cuando esté tranquilo para darle la pastilla. Con la pastilla en la mano izquierda, usa la mano derecha para abrir su boca haciendo presión con un dedo a cada lado. Cuando tenga la boca abierta, es el momento de introducir la pastilla empujándola suavemente hacia la garganta.

Termina tranquilizando a tu gato con un masaje en la garganta, que le permitirá tragar la pastilla más fácilmente. Comprueba que no la haya expulsado, y termina por ofrecerle una golosina como premio, o juega con él para que se distraiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *