Cómo enseñar a los niños a cuidar un gato

Cómo enseñar a los niños a cuidar un gato

17 octubre, 2019

Crecer junto a una mascota aporta múltiples valores a los niños. Disfrutar de la compañía de un gato al mismo tiempo que los peques aprenden a ser responsables, es todo un beneficio para su desarrollo psicosocial. Desde el primero momento en que un niño y un animal comienzan a convivir, es necesario que aprenda a tomar parte de sus cuidados, siendo necesario que los padres le enseñemos a cuidar un gato correctamente.

Porque los niños deben aprender que los gatos no son un juguete más, hay algunos cuidados de los que se pueden encargar según su edad.

Beneficios de crecer junto a una mascota

Antes de comenzar con las pautas para enseñar a un niño a cuidar un gato, queremos recalcar cuáles son los beneficios que los animales tienen sobre el desarrollo de los peques:

  • Los animales enseñan a los niños a ser más responsables.
  • Reduce el estrés diario.
  • Aumentan la actividad física de los peques.
  • Les aportan seguridad en sí mismos.
  • Logran disminuir la ansiedad por separación.
  • Mejoran las relaciones con otras personas y animales.
  • Los niños que crecen con animales tienen menor riesgo de alergias y enfermedades.

Enseñar a tus hijos a cuidar un gato

Si te decides a dar el paso y adoptar una nueva mascota, o si en casa estáis a punto de ser papás y ya convivís con un gatito, estas son las actividades que podéis enseñar a vuestros hijos para que ellos también aprendan a cuidar un gato.

Alimentación

Involucra a tus hijos en la alimentación de su gato. Establece horarios para que no se olviden de ponerle la comida, y que ellos mismos aprendan la importancia de alimentarse cada día, y de hacerlo correctamente.

Juegos y actividad física

Aunque los gatos pasan bastante tiempo durmiendo, también necesitan moverse cada día. Una excusa perfecta para que los niños puedan probar nuevos juguetes con su mascota favorita, compartiendo un rato de lo más divertido.

Aseo del gato

Otro aspecto importante en la vida diaria de cualquier gato es su aseo. Si bien los gatos suelen pasar varias horas aseándose, también necesitan un poco de ayuda para eliminar el pelo que se les cae y evitar la formación de bolas de pelo en su estómago. Es tan fácil como enseñar a los niños a cepillar a un gato correctamente, usando un cepillo especial para mascotas, o un guante de silicona si aún son demasiado pequeños.

Limpieza del cajón de arena

Quizás la parte menos divertida de tener un gato es tener que cambiar y limpiar el cajón de arena. Sin embargo, no es una actividad nada complicada, y la pueden hacer perfectamente los niños de cualquier edad.

Los más pequeñitos deberán hacerlo siempre con ayuda o bajo la supervisión de un adulto. A medida que vayan creciendo, los niños adquirirán las destrezas necesarias para retirar la arena sucia y poner arena para gatos nueva, sin que les ocupe más de 10 minutos de su tiempo.

La calidad de las arenas para gatos que tenemos en Sepicat hace mucho más sencilla esta tarea, facilitando que los niños puedan aprender a cuidar un gato desde una temprana edad. ¡Ponte manos a la obra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *