Cómo evitar un posible golpe de calor en gatos

Cómo evitar un posible golpe de calor en gatos

12 mayo, 2017

Si bien es cierto que a nosotros los gatos nos encanta encontrar lugares calentitos donde poder acurrucarnos y siempre aprovechamos cualquier rayo de sol para poder tumbarnos a disfrutar, lo cierto es que  los golpes de calor en gatos son más comunes de lo que creéis y estos pueden llegar a ser muy peligrosos para nosotros.

Por eso hoy os traigo una serie de sencillos consejos para ayudarnos a permanecer fresquitos en los meses más calurosos y que podáis evitar así cualquier susto.

Cuidados del pelo

Aunque durante las épocas de más calor soltamos más pelo, nunca está de más que nos ayudéis con un buen cepillado de vez en cuando o incluso un corte en el caso de que vuestro gato tenga el pelo largo. Tened en cuenta que se trata de un corte de unos 2 o 3 centímetros, nunca más, pues nuestro manto también nos sirve de protección frente a los rayos UVA.

Entorno fresco

Es muy importante que vuestro gato tenga un lugar protegido del sol en el que pueda descansar, recordad que debe contar con buena ventilación y siempre es bueno que tenga acceso a los lugares más frescos de la casa, como el baño, para poder descansar. Un truco que puede seros útil, es coger una bolsa de agua caliente para llenarla de agua fría o incluso cubitos de hielo y ponerla bajo su camita.

Hidratación

Este es uno de los puntos más importantes, aseguraros de que vuestro gato siempre disponga de agua fría. En ocasiones es posible que su cuenco de agua se encuentre en el exterior y que el agua se caliente cuando más calor hace, por lo que tendréis que prestar más atención a este aspecto.

Os aconsejamos que pongáis un poco de hielo en su bebedero de vez en cuando, no en exceso pues el agua muy fría puede no gustarnos, e incluso utilicéis los cubitos de hielo para jugar con ellos, son fresquitos y ¡Muy deslizantes!

Horas de más calor

A mediodía es cuando más pendientes deberéis estar de nosotros. Procurad que no salgamos a jugar fuera a esas horas, es mejor que hagamos ejercicio cuando el sol ya se esté retirando. En los días especialmente calurosos, aunque no nos haga mucha gracia, podéis probar a humedecernos el pelo desde la cabeza hasta el dorso con una toalla húmeda, ¡A la larga os lo agradeceremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *