Cómo proteger a tu gato de los parásitos externos

Cómo proteger a tu gato de los parásitos externos

19 mayo, 2017

Si bien con el cambio de estación y la llegada del frío los parásitos externos tienden a disminuir, lo cierto es que es importante proteger a vuestro gato durante todo el año pues siempre podéis llevaros alguna sorpresa.

Somos animales calentitos y tenemos un pelo estupendo, así que aunque permanezcamos dentro de casa debéis revisar nuestro pelaje de vez en cuando y tomar las medidas oportunas para evitar que estos “bichitos” aniden en nosotros pudiendo trasmitirnos enfermedades a nosotros y al resto de la familia.

¿Cuáles son los parásitos externos más comunes?

No es que quiera dedicar mucho tiempo a estos desagradables huéspedes, pero los más reincidentes son las pulgas, garrapatas, ácaros y piojos. Y además de algún que otro picor, pueden provocarnos alergias, dermatitis, anemias, lesiones en la piel, otitis e incluso parásitos internos o enfermedades infecciosas más graves. ¡Así que manos a la obra y mantengamos esos parásitos a raya!

Métodos para mantener alejados a los parásitos de tu gato

Es importante que antes de escoger cualquiera de los siguientes métodos, llevéis a vuestro gato al veterinario para examinar su caso, para que os recomienden el más adecuado y os enseñen a aplicarlo correctamente, evitando así posibles intoxicaciones o la pérdida de efectividad del producto.

A la hora de prevenir, los productos más efectivos son las pipetas que se aplican sobre nuestro pelaje y nos protegen durante más o menos un mes de pulgas y garrapatas, los comprimidos orales que suelen tener el mismo efecto que las pipetas y pueden durar hasta 3 meses y los collares antiparasitarios, que también son muy eficaces frente a estos parásitos y su eficacia puede variar de 4 a 8 meses dependiendo de la marca que escojáis.

En el caso de que vuestro gato ya tenga alguno de estos parásitos, debéis acudir inmediatamente a vuestro veterinario para que lo examine y os aconseje un producto para eliminarlo. Estos suelen ser sprays que se pulverizan sobre el pelaje de vuestro gato o jabones específicos que deberéis emplear en baños de inmersión para acabar con estos peligrosos inquilinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *