Cómo viajar con tu arena de gato

16 agosto, 2018

Los gatos somos animales de costumbres, y nos gusta seguir nuestra rutina diaria incluso si estamos de vacaciones fuera de casa. Si este verano estás pensando en viajar con tu gato, no te olvides de los cuidados de un gato más básicos, y lleva contigo todos los accesorios que suele usar a diario, entre ellos, su bandeja sanitaria y la arena que usa frecuentemente.

Sentir que estamos como en casa, reconociendo como nuestros los objetos más personales, reduce nuestro estrés al cambiar de ambiente. ¿Sabes cómo viajar con la arena de tu gato de la forma más cómoda y práctica? Te contamos todos los secretos.

Siempre la misma arena para gatos

Cada gato está acostumbrado a usar un tipo de arena determinado, que le resulta más práctico cada vez que usa su arenero. Para asegurar la comodidad de tu gato durante sus vacaciones, lleva contigo la misma arena, y así reducirás gran parte del estrés que le pueda producir el cambio de entorno.

Calcula la cantidad necesaria

¿Cuántos días vas a estar de vacaciones? ¿Cuánta arena vas a necesitar para cambiar la bandeja sanitaria de tu gato durante ese tiempo? No lleves peso de más y calcula la cantidad de arena aproximada para que no te sobre ni te falte.

Bandeja sanitaria habitual

Si es posible, viaja también con la bandeja sanitaria que suele usar tu gato. Cuando los gatos nos acostumbramos a usar un tipo determinado de arenero, nos sentimos mucho más cómodos si en otro sitio lo seguimos teniendo a nuestro alcance.

Protege sus pertenencias

Cuando viajes, coloca siempre las pertenencias de tu gato en un lugar dónde no se vean dañadas durante el trayecto. Procura que llegue en perfectas condiciones, y así te evitarás el inconveniente de tener que reemplazarlos nada más llegar a tu destino de vacaciones.

Cómpralo en el destino

Si no puedes llevar contigo la bandeja sanitaria de tu gato y su arena habitual, cómpralo en el destino al que vayas. Procura que sea una bandeja similar y la misma arena, para que tu gato se sienta como en casa pero en un lugar diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *