Cómo viajar con vuestro gato

Cómo viajar con vuestro gato

11 agosto, 2017

Si este verano os habéis decidido a viajar con vuestro gato, existen una serie de medidas que debéis tener en cuenta, sobre todo si vais a viajar en coche, para que tanto vuestra mascota como vosotros vayáis lo más seguros posible.

Aunque estoy seguro de que queréis y confiáis en vuestro gato, lo cierto es que seguramente no esté acostumbrado a viajar en coche y, al ser una situación extraña para él, podría ponerse nervioso o simplemente no entender que se trata de una situación de riesgo y que debe permanecer quieto durante el trayecto.

Por eso, para evitar distracciones y posibles accidentes, es importante que os aseguréis de que vuestro gato viaja con los sistemas de seguridad adecuados. Además, según la Ley de Seguridad Vial de nuestro país, los animales deben viajar siempre situados de manera que no supongan ninguna interferencia o distracción para el conductor pues de no ser así, la multa podría ascender hasta los 100€.

Y no es para menos, ya que en caso de accidente o frenada brusca, a partir de los 50Km/h cualquier “objeto” suelto puede salir despedido y golpear con una fuerza equivalente a 35 veces su peso. Es decir, que en caso de accidente o frenada, tanto vosotros como vuestro gato podríais resultar gravemente heridos.

Por lo tanto hoy quiero explicaros dos sencillos métodos para viajar cómodos y seguros con vuestro mejor amigo:

Transportín: Como ya os expliqué en mi anterior post “Cómo conseguir que tu gato viaje tranquilo en su transportín.” Antes de utilizar este sistema de sujeción, es importante que acostumbréis a vuestro gato a usarlo en los días previos al viaje, para evitar así momentos de tensión durante el trayecto.

Una vez situado vuestro gato dentro del transportín, es importante que busquéis un lugar seguro para colocarlo. Lo más recomendable en este caso, es que lo ubiquéis en el suelo tras los asientos delanteros o en el maletero, asegurándoos que ante posibles curvas u otros movimientos este no se desplazará.

Arnés: Muchas personas escogen este sistema de sujeción para sus mascotas, porque prefieren no llevarlos encerrados en un transportín durante todo el trayecto. Pero es importante que sepáis que para que el arnés sea realmente seguro, debe tener 2 puntos de anclaje, puesto que si no es así, ante una frenada brusca el arnés podría no resistir bien el peso de vuestro gato o el cinturón podría aflojarse, por lo que el riesgo de lesiones sería menor pero seguiría existiendo en mayor medida que con el transportín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *