Curiosidades sobre los gatos blancos

Curiosidades sobre los gatos blancos

13 diciembre, 2018

El pelo blanco de los gatos es uno de los más admirados en el mundo animal. Hay quién piensa que los gatos blancos son fruto de múltiples mutaciones genéticas, y sin embargo se ha constatado que las primeras razas de felinos que poblaron el planeta tenían principalmente colores claros o mezcla de estos.

Cuando buscas información sobre gatos, muchos de los secretos más curiosos tienen que ver con el color del pelaje que tenemos los felinos. Hoy vamos a ver qué es lo que se dice sobre los gatos blancos, con algunas de las curiosidades que quizás no conocías y te van a sorprender.

Tienen su origen en el medio oriente

La primera información sobre el color blanco en el pelaje de los gatos procede del Medio Oriente. Justo en estos países en los que el sol brilla con más fuerza, el pelo blanco del gato útil para ayudar a mantener estable su calor corporal, más que como camuflaje.

Desde el Medio Oriente, los gatos totalmente blancos se fueron extendiendo al resto del mundo, siendo sobre todo muy valorados por las clases altas de la sociedad.

Sus antepasados eran de pelo largo

Y es que precisamente las primeras razas de gatos de pelo blanco tenían también el pelo largo. Razas como el angora fueron de las primeras en extenderse como mascotas por su belleza, siendo de las más admiradas en los tiempos antiguos.

A raíz de estos primeros gatos de pelo largo surgieron nuevas razas y otros cruces, dando lugar a gatos de pelo corto y semilargo cientos de años atrás.

Suelen tener los ojos azules

Los expertos en genética aseguran que el gen que proporciona el color blanco al pelaje del gato es una mutación del gen del albinismo. Por esta razón, muchos de los gatos que tienen el pelo blanco suelen tener también los ojos claros.

Las tonalidades más frecuentes son las azules, con una gama de colores que va desde el turquesa más intenso, hasta los grises azulados más apagados. También es frecuente que los gatos blancos tengan heterocromía, con cada ojo de un color diferente, siendo el azul y el verde los más comunes.

Pueden ser sordos

Aunque esta peculiaridad no se confirma en todos los gatos blancos, la gran mayoría de los animales que tienen un pelaje totalmente blanco y los ojos claros suelen ser también sordos.

Según numerosos estudios, un gato que sea blanco y tenga los ojos azules, presenta más posibilidades de tener sordera, siendo más común si el gato presenta además heterocromía con los ojos de colores dispares.

¿Y tu gato, conocías ya todas estas curiosidades sobre los gatos blancos?

 

Información sobre gatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *