¿Dónde debería colocar el arenero de mi gato?

¿Dónde debería colocar el arenero de mi gato?

24 marzo, 2017

Jamás coloques el arenero de tu gato en el primer sitio que se te ocurra. Aunque no lo creas, la disposición de nuestra caja de arena es muy importante para nosotros. Necesitamos sentirnos tranquilos y seguros cada vez que vamos al baño. No es tan difícil de entender, vosotros, humanos, también precisáis de vuestra privacidad para estos menesteres.

Si habéis tenido suerte y, a pesar no de tener en mente nuestras necesidades imprescindibles, nos hemos acostumbrado a hacer uso de la caja de arena allí donde la hayáis dejado, no nos cambiéis el baño de sitio. Somos animales de costumbres y territoriales así que, si ya nos hemos hecho a la idea, mejor nos dejáis como estamos.

No obstante, lo normal es que penséis un poco en nosotros y tengáis en cuenta una serie de medidas sencillas y básicas que harán que estemos mucho más a gusto y contentos con el lugar en el que habéis decidido que hagamos nuestras necesidades.

Es imprescindible que nuestro arenero esté alejado del sitio donde comemos y de nuestra cama. A vosotros tampoco os gustaría comer o dormir en el baño… al menos eso creo 😉

Además, la habitación destinada a albergar nuestra caja de arena debe contar con una buena ventilación, ser fresquita y estar lo más limpia posible. Esto depende exclusivamente de vosotros así que, esmeraos un poco, que no pedimos tanto.

El momento del baño es uno de lo más tensos para nosotros, ya que nos sentimos inseguros y vulnerables. Necesitamos poder controlar lo que nos rodea cuanto entramos en faena y, en caso de asustarnos, poder escapar del baño sin causar un estropicio. Por ello es tan importante contar con facilidad de accesos a nuestra caja de arena.

Por último, pero no menos importante, procurad que el lugar elegido para albergar el arenero sea silencioso y poco transitado. No es cuestión de que la hora de hacer nuestras necesidades se convierta en un espectáculo a través de un escaparate. A ti tampoco te gustaría, ¿a que no? 😉

Gato blanco pequeño dentro de su caja de arena

A los gatos SÍ nos importa dónde está nuestro arenero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *