El gato somalí; ¿cómo es como mascota?

El gato somalí; ¿cómo es como mascota?

21 mayo, 2020

El gato somalí es una de las razas de gato de pelo largo más conocidas en todo el mundo. Un gato ágil y musculoso, que presenta un pelaje de color marrón avellana, con ciertas tonalidades naranjas que lo hacen de lo más particular y llamativo.

Los gatos somalíes son activos y altamente juguetones. Es un compañero perfecto para tener en casa, tanto en compañía de otros animales como también con niños pequeños. ¿Estás pensando en adoptar un gato de esta raza? Descubre mucho más detalles sobre su origen y comportamiento para terminar de enamorarte del gato somalí.

Origen de la raza de gatos somalíes

El origen de la raza somalí procede del gato abisinio. Alrededor de los años 60 fue cuando se produjo una mutación genética en Gran Bretaña, extendiéndose rápidamente este nuevo gen entre los gatos europeos y americanos.

La raza de gato somalí tuvo muy buena acogida en América, cobrándose una elevada popularidad sobre todo en Australia, en poblaciones en las que se criaron los gatos somalíes como única raza de pelo largo.

Características físicas del gato somalí

Este gato de tamaño medio suele tener un peso de entre 3 y 6 kg tanto en machos como en hembras. Como particularidad física, presenta un pelo largo y liso de color marrón, con tintes rojizos y anaranjados que pueden variar en cada animal. En la parte inferior, el cuello y el interior de las patas, el color es más suave, en ocasiones con una tonalidad crema o blanquecina.

Los ojos del gato somalí tienden a ser verdes o marrones. Con orejas grandes y cola tupida como la de un zorro, presentan una elegancia particular que no se encuentra en otras razas de pelo largo.

¿Qué carácter tienen estos gatos?

Como gato de compañía, los somalíes son muy inteligentes y les encanta pasar tiempo en compañía. Son mascotas muy curiosas, que siguen a sus cuidadores por toda la casa, buscando los lugares más concurridos para dormir acompañados y sentirse seguros.

En soledad también adoran tener juguetes cerca. Encuentran muy entretenidos los juegos de inteligencia, pero sobre todo saben compartir momentos con otros animales, tanto perros como otros gatos de diferentes razas.

Salud y alimentación del gato somalí

A diferencia de otros gatos de pelo largo, esta raza no precisa de una nutrición específica para mantener una salud óptima. Basta con proporcionarles una comida de calidad rica en proteínas, así como un control veterinario de rutina para poder detectar cualquier problema a medida que va creciendo.

Un problema de salud que puede producirse con frecuencia en esta raza y en los gatos abisinios de la que procede es la atrofia progresiva de la retina (APR). Son gatos que tienen mayor tendencia a sufrir ceguera nocturna con la edad, así como otros trastornos degenerativos de la retina que pueden empezar a presentar síntomas a partir de los 6 años de edad del animal.

Mantenimiento del pelo del gato somalí

El mantenimiento estético de este gato no es complicado en comparación a otras razas. Al ser un gato de pelo largo, precisa cierto cuidado semanal, aunque no resulta demasiado exigente.

Son gatos que necesitan un cepillado de pelo cada 5 a 10 días, así como baños periódicos cuando se crea conveniente. Los baños del animal ayudan a eliminar los nudos del pelo más complicados, usando un acondicionador específico para mascotas de pelo largo.

No necesita corte en la peluquería, pero sí requiere revisiones veterinarias frecuentes para controlar sus vacunas, desparasitación, y hacer un correcto cuidado de ojos, orejas y dientes, al igual que el resto de mascotas que conviven en el hogar.

En Sepicat somos amantes de las razas de gatos de pelo largo como el gato somalí y nos ocupamos de cubrir las necesidades higiénicas de cada una de las mascotas con las mejores arenas de gatos del mercado. ¡Encuentra la tuya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *