¿Es tu gato caprichoso? Te enseñamos a no mimarlo demasiado

¿Es tu gato caprichoso? Te enseñamos a no mimarlo demasiado

17 noviembre, 2017

¿Tienes un gato caprichoso? La culpa es tuya. Siempre será tuya. Jamás del gato. ¿Te has enterado, humano? Puede que los gatos tengamos un paladar exquisito y no nos comamos cualquier cosa que nos pongas delante pero, no hay duda que depende de ti que comamos bien, tanto en calidad como en calidad.

Tampoco te lo vamos a poner tan difícil para que, una vez que nos has hecho gatos caprichosos, volvamos al redil y comamos realmente lo que necesitamos para que gocemos de una salud de hierro.

En primer lugar, es vital que no abuses de las chuches ni que comamos fuera de hora. Es decir, que picoteemos cada dos por tres. Si lográis desentenderos de nuestras preciosas caritas mientras os miramos cuando coméis y lográis ser un poco estrictos con nuestra dieta, en muy poco tiempo conseguiréis que comamos nuestra comida de gato y dejemos de ‘molestaros’ con nuestra miraditas.

Otro aspecto importantísimo para que dejemos de ser gatos caprichosos consiste en elegirnos el alimento que más nos guste y nos beneficie. Sí, nuestra alimentación debe aportarnos vitaminas, minerales, proteínas… pero además, nos debe resultar apetecible.

Por suerte, la industria de la alimentación gatuna está muy avanzada y encontraréis nuestra comida favorita fácilmente. Ya sea porque nos agrada su olor, al paladar nos parece excelente o nos provoca digestiones ligeras, daréis con la comida que más nos gusta en un periquete. Eso sí, dejadnos probarlas todas y dadnos algo de tiempo para decantarnos por una u otra.

En cuestión de cantidades, por favor, no somos humanitos así que no nos cebéis. ¡No comemos lo mismo que vosotros! En cada tipo de dieta gatuna, el fabricante indica claramente las cantidades diarias que debéis suministrarnos… aunque os parezcan pequeñas. Hacednos un favor y alimentarnos en la justa medida.

Para terminar, recordad que, si jugáis con nosotros y nos proveéis de los juguetes oportunos, conseguiréis ejercitarnos todo lo que necesitamos para mantenernos en forma. ¿A que es muy fácil conseguir que no seamos gatos caprichosos?

Gato entre cosas bonitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *