Los gatos y las mujeres embarazadas

12 abril, 2017

Son muchas las personas a las que, cuando deciden tener un bebé, les recomiendan que se deshagan de su gato por miedo a que pueda trasmitirle la temida Toxoplasmosis. Una enfermedad provocada por el parásito Toxoplasma gondii, que podría llegar a producir malformaciones en el feto, pero que tomando una serie de precauciones no tiene por qué suponer un riesgo para el bebé.

Lo primero que debéis saber, es que en el caso de que la mujer embarazada ya haya pasado la enfermedad ésta no puede volver a contagiarse y por lo tanto el bebé no correrá ningún riesgo. Para ello, en las primeras semanas de embarazo la mujer debe realizarse la prueba que confirme o descarte esta opción, así como descartar que su gato ya pueda estar contagiado.

¿Cómo se contagia la Toxoplasmosis?

Nosotros los gatos nos contagiamos al comer carne cruda contaminada con el parásito y lo eliminamos a través de las heces. Es por esto que la mujer embarazada no debe realizar la tarea de limpiar la bandeja sanitaria de su mascota ni dejar que su gato salga al exterior,  pues podría entrar en contacto con otros gatos que sí estén contagiados.

Otra medida importante, es vigilar lo que come vuestra mascota, mientras le alimentéis con pienso, ya sea húmedo o seco, no hay problema. Es importante que durante el embarazo vigiléis que vuestro gato no coma ningún tipo de carne cruda, es decir, prohibida la caza de pájaros, roedores o cualquier otro tipo de animal.

Por último, al ser una enfermedad de trasmisión oral, no sólo debe lavarse las manos y no llevárselas a la boca tras estar en contacto con gatos que pudieran estar contagiados; sino que debería evitar comer cualquier tipo de carne cruda y lavar con especial cuidado los vegetales que va a  ingerir, así como las manos tras manipularlos.

Como veis, la toxoplasmosis no es una enfermedad que pueda trasmitiros únicamente vuestro gato. Con unas sencillas pautas, evitaréis contagiaros sin tener que desprenderos de vuestra querida mascota y ante cualquier duda, siempre podéis acudir a vuestro médico o veterinario.

gatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *