Por qué tu gato ha dejado de usar su bandeja y cómo solucionarlo

Por qué tu gato ha dejado de usar su bandeja y cómo solucionarlo

4 agosto, 2017

Si últimamente vuestro gato ha dejado de usar su bandeja a la hora de hacer sus necesidades, es importante que sepáis que los motivos que nos llevan a ser menos cuidadosos con estos menesteres según vuestros deseos son básicamente dos: tenemos malos hábitos higiénicos o somos muy territoriales.

Debéis aprender a diferenciar qué motivos son los que nos llevan a hacer nuestras necesidades fuera del arenero. Tranquilos, no es muy difícil pillarnos el truco. Si veis que orinamos o defecamos en cualquier parte, incluyendo vuestros muebles favoritos, sentándonos para ello y al finalizar rascamos la superficie para intentar ocultar los restos, es que nuestros hábitos higiénicos dejan mucho que desear.

Por el contrario, si observáis que vuestro gato, sin tomar posición de sentado hace sus necesidades contra superficies verticales (paredes, puertas, patas de sillas y mesas o similar), es que tenéis un animalito más territorial de lo habitual (si eso es posible) y marca su territorio cada vez que puede.

Por normal general, los gatos nos mostramos súper territoriales si descubrimos otros gatos merodeando cerca de casa o incorporáis un nuevo miembro a la manada. Además, si tenemos algo de ansiedad también marcaremos nuestro hábitat con mayor asiduidad para sentirnos más seguros. Para que logréis que volvamos a hacer uso del arenero en estos casos, tendréis que pedir ayuda a un experto para que logréis modificar nuestro comportamiento inadecuado.

En relación a los malos hábitos higiénicos, alguno de los motivos que los provocan pueden ser fisiológicos. Por ejemplo, podemos tener infecciones de orina, piedras en el riñón o nos cuesta controlar el esfínter. En estos casos tendréis que llevarnos al veterinario para que ponga remedio.

Por otro lado, puede ocurrir que asociemos el uso del arenero con momentos poco agradables para nosotros, como cuando nos cortáis las uñas, nos cepilláis, nos tenéis que dar algún medicamento… Intentad aplicaros un poquito más y lograd que esos momentos no nos causen tanto estrés, premiándonos con caricias o algo rico de comer.

Por último, otra causa que nos obliga a hacer nuestras necesidades fuera de la caja puede ser, simplemente, que no la limpies como es debido, compréis una arena que no nos haga mucha gracia o, simplemente, nos coloquéis el baño en un sitio no muy higiénico y con poca privacidad. Os aconsejo que vayáis probando distintos lugares donde colocar el arenero, lo limpies con la regularidad oportuna y, por supuesto, permitáis que vuestro gato descubra las bondades de las arenas Sepicat seguro que con ellas vuestro gato no volverá a hacer sus necesidades fuera de su caja.

Lo que siempre debéis tener presente, queridos humanos, es que no hacemos estas cosas por fastidiar. Así que, por favor, olvidaos de los castigos y ayudarnos a poner remedio para que volvamos a hacer nuestras cositas en el arenero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *