¿Qué cuidados necesita un gato bebé?

26 mayo, 2017

La llegada de un gato bebé a la familia siempre es una alegría, pero existen una serie de pautas y cuidados que todos deberíamos seguir, para que el pequeño crezca sano y fuerte y se integre en su nuevo hogar.

Lo primero será asegurarse de que vuestro cachorro esté sano, para eso lo más recomendable es llevarlo al veterinario para que le haga las pruebas necesarias y descarte posibles enfermedades o infecciones. En el caso de que vuestro gato bebé provenga de una protectora de animales, esto no será necesario pues en estos centros cuidan muy bien del estado de salud de sus huéspedes, pero siempre será necesario que le realicéis chequeos periódicos y mantengáis su cartilla de vacunación al día.

Así mismo, es esencial que vuestro gato cuente con algunos elementos necesarios que le ayuden a sentirse cómodo y seguro. Como pueden ser una cama confortable, una bandeja sanitaria donde hacer sus necesidades, un afilador para sus uñas (es importante que aprendan a hacerlo en el lugar adecuado lo antes posible) y algún juguete con el que puedan divertirse.

La alimentación de vuestro gato bebé también es esencial para su buen crecimiento. Si se trata de un gatito con días de edad, tendréis que alimentarlo con una leche especial que podréis adquirir en vuestro veterinario más cercano. Si se trata de un gatito que ya no necesita leche materna, es importante que ya no le deis leche, sino agua y que coma un pienso específico para su rango de edad.

Comportamiento de vuestro gato bebé y educación

No os extrañéis si los primeros días vuestro gato se esconde o no es muy sociable, todavía se está acostumbrando a su nuevo entorno y familia, lo más probable es que se sienta más seguro comiendo y explorando por la noche. En el caso de que hayan pasado más de dos días y siga mostrando una actitud muy pasiva, sería recomendable que lo llevaseis al veterinario para que compruebe que vuestro gato bebé no está enfermo.

En cuanto se sienta bien y seguro, empezaréis a ver como afloran el carácter juguetón de vuestro gatito…¡Y sus primeras travesuras! Recordad que aunque es importante que juguéis con él, también lo es que lo eduquéis y le mostréis qué comportamientos no están aceptados en casa. Para ello podéis indicárselo con un ligero estímulo negativo, como rociarlo con un spray de agua cuando se comporte mal, ¡Seguro que aprende rápido! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *