¿Tu gato tiene sobrepeso? Te contamos cómo ayudarlo

¿Tu gato tiene sobrepeso? Te contamos cómo ayudarlo

20 octubre, 2017

Nos encanta comer, lo sabéis. Pero ya que os habéis hecho responsables de nosotros, no podéis permitirnos que estemos en sobrepeso. Ni que comamos de vuestra comida que, aunque nos parezca deliciosa, puede no sentarnos para nada bien. Sabemos que nos queréis igual si somos un gato gordo, pero no debes olvidar que nosotros, vuestros gatos, siempre seremos más felices y estaremos mucho más sanos si conservamos nuestro peso ideal.

Otro punto que hay que tener en mente para evitar caer en la tentación de permitir que vuestros gatitos engorden es el hecho de que, si no estamos en nuestro peso, viviremos menos tiempo y nuestro tiempo de vida perderá mucha calidad. Pasaremos de estar sanos y juguetones con vosotros a padecer enfermedades típicamente asociadas al sobrepeso: artritis, diabetes y enfermedades renales.

No siempre es fácil saber si, como gatos, estamos más gordos de lo normal (especialmente si somos de pelo largo). Siempre puedes llevarnos a tu veterinario de confianza para sacarte de dudas pero, si te puede mucho la curiosidad, puedes pesarnos en casa.

Si nos coges en brazos, te subes a la balanza, anotas el peso marcado y después te pesas tu solo, la diferencia entre medidas será nuestro peso. Dependiendo de la raza de gato que sea tu mascota, su edad y sus condiciones su peso tendrá que estar dentro de un margen determinado. Puedes ver las tablas de peso según razas y condiciones del gato en infinidad de sitios de Internet.

Ahora bien, una vez que has confirmado que tu gato tiene sobrepeso y no se debe a que padezca alguna enfermedad, debes ponerte manos a la obra para lograr que vuelva a recuperar su línea.

 

Ayudar a tu gato a perder peso

Lo primero que tienes que hacer es convencer a toda la familia de la importancia de que el gato esté en su peso ideal. Marcaros un par de semanas para comenzar la dieta y seguir estos pasos:

 

  1. Nada de chuches, sin trampas.
  2. Divide la comida total de tu gato en pequeñas porciones y dáselas a lo largo del día. Así evitarás que tu gatito pase hambre.
  3. Déjate aconsejar por el especialista sobre la cantidad adecuada de comida que debes suministrar diariamente a tu gato.
  4. Una de estas porciones de comida, métela en un juguete especial para que el gato juguetee con él para poder comer.
  5. Juega con nosotros todo lo que puedas para que nos movamos mucho.
  6. Provoca que tu gato haga ejercicio con ayuda de torres para escalar y arañar. También puedes dejarnos por el suelo nuestros juguetes favoritos.

 

A las dos semanas vuélvenos a pesar y, si aún no hemos conseguido volver a nuestro peso perfecto, continúa con la dieta y el ejercicio hasta que lo logremos. Y, una vez que volvamos a estar perfectos, por favor, sigue prestando atención a la cantidad de comida que nos suministras y a la cantidad de ejercicio que realizamos.

Gato comiendo comida de gato en un plato

¡Ñam, ñam!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *