Toxoplasmosis en gatos; Síntomas y tratamiento

Toxoplasmosis en gatos; Síntomas y tratamiento

9 enero, 2020

La toxoplasmosis es una enfermedad que pueden contraer los gatos en contacto con los huevos del parásito Toxoplasma gondii. Este parásito tiene como huésped principal a los felinos, transmitiéndolo entre ellos y también hacia los humanos y otras mascotas.

La toxoplasmosis en gatos se conoce sobre todo por el riesgo que supone para las mujeres embarazadas. Aunque esta enfermedad no está presente en todos los gatos, ni es tan fácil de transmitir si se siguen unas pautas de higiene correctas.

¿Sabes exactamente cómo adquieren los gatos la toxoplasmosis felina? Descubre cómo se contagia y cómo se manifiesta en el animal, además del mejor tratamiento para acabar con el parásito.

¿Qué es la toxoplasmosis felina?

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito llamado Toxoplasma gondii que necesita vivir en el interior de otro animal para poder completar su ciclo vital.

Aunque el parásito pueda infectar a otros animales y a las personas, la parte más importante del ciclo debe ocurrir en el interior de los felinos, en cuyas células encuentra el medio perfecto para reproducirse y liberar nuevamente los huevos al medio externo, completando el ciclo de vida.

No se trata de una enfermedad grave en el gato, pero sí puede presentar una serie de síntomas molestos. Ante todo se debe evitar su contagio hacia otros animales y los humanos, cortando el ciclo con el correcto tratamiento.

¿Cómo adquieren los gatos la toxoplasmosis?

Los gatos pueden adquirir el parásito a través de diferentes vías:

  • Carne de otros animales contaminada con toxoplasmosis.
  • Contacto con heces de otros gatos que tienen la enfermedad.
  • A través de la placenta, pasando el parásito de madre a hijo durante la gestación.

El parásito ingresa en el cuerpo del animal sano y comienza a invadir las células del intestino, enquistándose en ellas para formar ooquistes. Estos ooquisten maduran, hasta que se desprenden en forma de huevos y pasan a formar parte de las heces del gato, saliendo al exterior para buscar un nuevo huésped al que puedan parasitar.

¿Cómo se contagia la toxiplasmosis de gatos a humanos?

La toxoplasmosis en humanos no tiene síntomas peligrosos para la salud. Los seres humanos no somos el huésped principal de este parásito, y tarde o temprano acabamos eliminándolos por completo en el caso de que lleguemos a contagiarnos con él.

El peligro reside en mujeres embarazadas que pueden contagiarse, afectando el desarrollo del feto o provocando algún tipo de complicación en el embarazo.

Para que una mujer embarazada pueda contagiarse de estos huevos, en primer lugar su gato debe tener el parásito en su interior, algo que hoy en día no es común en los gatos caseros. Solo en caso de que el gato tenga toxoplasmosis, el medio de contagio sería manipular las heces del animal con las manos, y después llevárselas a la boca para ingerir los huevos.

Como prevención, bastaría con evitar el cambio del arenero del gato por parte de la embarazada, o bien usar guantes desechables cada vez que se haga, cambiando la arena con frecuencia y manteniendo una higiene correcta en el hogar.

Síntomas de toxoplasmosis en gatos

Detectar la toxoplasmosis en gatos no es sencillo, ya que los síntomas son muy leves y pasan desapercibidos. Pueden producirse episodios de vómitos y diarreas, más frecuentes en gatos pequeños.

Durante la liberación de los huevos, se produce necrosis celular en el intestino del animal, junto con una serie de síntomas característicos: tos, disnea, cojera, dolor muscular, fiebre, ictericia, y algunos tipos de infecciones.

Tratamiento de la toxoplasmosis en los gatos

Un gato afectado por los síntomas de la toxoplasmosis requiere un tratamiento para mejorar su estado de salud. Para ello es necesario acudir primero al veterinario, haciendo un correcto diagnóstico antes de aplicar el tratamiento con clindamicina.

El tratamiento de la toxoplasmosis es de 30 días, hasta lograr revertir la enfermedad y mejorar el estado del animal.

Una vez que se acaba con el parásito, y como prevención para la toxoplasmosis, en Sepicat recomendamos mantener una buena alimentación y limpieza de los espacios en los que transita el animal, evitando así el contagio de los gatos, los humanos y otros animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *