Cálculos renales en gatos

3 junio, 2022

Los cálculos renales o urolitos son pequeñas piedritas que se van formando en el tracto urinario de nuestros pequeños amigos, esto sucede por una excesiva acumulación de minerales en la orina. Al pasar por las vías urinarias suelen causar mucho dolor, pues pueden llegar a obstruir o tapar el canal urinario impidiendo que nuestro gato pueda miccionar u orinar.

Y a pesar que esto es muy común, no podemos tomarlo a la ligera pues puede convertirse en un problema complicado y de riesgo para la vida de nuestro minino.

Es por ello que, debemos de estar al pendiente de los comportamientos que tenga nuestro gato. En Sepicat te contaremos algunas de las señales que pueden indicar que tu gatito está lidiando con estos cálculos renales, para que puedas ayudarlo a que vuelva a su vida normal.

Síntomas más comunes de los urolitos

Lo primero es que estés al tanto de los cambios que tu gato pueda llegar a tener. Los síntomas son muy similares a los que experimenta un humano con cálculos renales, si tu gato presenta estos síntomas y comportamientos es momento de que hagas algo al respecto.

Los síntomas más comunes de los cálculos renales son, Tristeza y ánimo bajo

-Vómito

-Dolor al orinar o no poder miccionar

-Se muestra inquieto 

Hay sangre en la orina

-Orina frecuentemente y en pequeñas cantidades 

-No puede orinar por más que lo intenta

Existen algunas razas de gatos que son más propensas a tener cálculos renales, por ejemplo la raza persa. Además, los gatos de mediana edad son más susceptibles a padecer este tipo de enfermedades. 

El tratamiento que reciba tu gato dependerá de qué tan severo sea el problema. Lo principal es que lo lleves al veterinario para que pueda recibir un diagnóstico y el tratamiento adecuado. Algunos tratamientos pueden ser farmacológicos y otros pueden ser un poco invasivos como una cirugía, pero eso dependerá del diagnóstico que tu médico veterinario te proporcione.

Existe otro procedimiento el cual consiste en usar un catéter que ayudará a limpiar la vejiga y eliminar los cálculos. Este procedimiento es realizado con mucha precaución pues mientras expulsa los cálculos deberá tomar antibióticos, antinflamatorios y tomar mucha agua para que el pequeño pueda llevar este proceso de la mejor manera y así poder deshacerse de los cálculos que le están causando problemas. 

Cuidado para prevenir los urolitos

La alimentación es primordial para evitar que tu gatito tenga una buena calidad de vida, por ello aliméntalo con comida bajo en sodio, ya que la sal es uno de los principales motivos por el cual se forman los cálculos renales. De igual manera, es necesario que motives a tu amiguito a tomar más agua constantemente. Cuando un gato no ingiere suficiente agua genera una orina más concentrada y, por ende, es más fácil que aparezcan cálculos renales. Recuerda mantener limpia y fresca el agua, cambiarla todos los días porque será el mejor disolvente para eliminar las piedras en los riñones de nuestros gatos.

Si tu gato presenta algunos de estos síntomas, es necesario que urgentemente lo lleves con un especialista. Los cálculos renales pueden ocasionar muchos problemas si no se atienden a tiempo. 

Si tu gato no presenta ningún síntoma una revisión no estaría de más, lo principal es la prevención para poder evitar que esto les suceda. Si somos conscientes de las revisiones de rutina que deben de tener los gatos, ellos formarán parte de nuestra familia por muchos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.