¿Por qué mi gato de repente es agresivo?

9 agosto, 2022

Muchos dueños de mascotas a menudo se sorprenden cuando su gato comienza a actuar de manera agresiva aparentemente sin motivo alguno. En este artículo, explicaremos las causas habituales de la agresión en los gatos, cómo diferenciar entre los cambios relacionados con la edad y la agresión por enfermedad, y cómo puedes ayudar a tu gato a volver a ser feliz.

Enfermedades que pueden causar agresión

Hay varias enfermedades diferentes que pueden causar agresión en los gatos. Si tu gato se muestra agresivo de repente, podría deberse a una afección médica subyacente. Algunas de las enfermedades que pueden causar agresión incluyen:

-Virus de la leucemia felina (FeLV): este virus debilita el sistema inmunológico y puede causar una serie de problemas de salud diferentes, incluida la agresión.

-Virus de inmunodeficiencia felina (FIV): Al igual que el FeLV, el FIV debilita el sistema inmunológico y puede provocar varios problemas de salud, uno de los cuales es la agresión.

-Hipertiroidismo: Esta enfermedad resulta en una sobreproducción de la hormona tiroidea, lo que puede causar muchos síntomas diferentes, incluyendo irritabilidad y agresividad.

Si su gato muestra repentinamente un comportamiento agresivo, es importante llevarlo al veterinario para descartar posibles causas médicas.

Otros factores a tener en cuenta

Si nunca antes has tenido un gato agresivo, puede ser una gran sorpresa cuando tu amigo felino, normalmente dulce y cariñoso, de repente se vuelve contra ti. Aunque hay muchas razones por las que un gato puede volverse agresivo, existen algunos factores humanos comunes que pueden contribuir al problema.

Una de las razones más comunes de la agresión felina es el miedo. Si un gato se siente amenazado o asustado, puede atacar para protegerse. Esto puede suceder si de repente introduces una nueva mascota o un bebé en el hogar, si ha habido un cambio en la dinámica familiar o incluso si has estado tratando a tu gato demasiado brusco.

Otra posible causa de la agresión es el estrés. Si tu gato no hace suficiente ejercicio o no recibe suficiente atención, es posible que se estrese y se desquite con quienes lo rodean. A los gatos tampoco les gustan los cambios, por lo que cualquier cosa, desde mudarse a una nueva casa hasta reorganizar los muebles, puede desencadenar el comportamiento agresivo de tu gato.

Cuándo buscar ayuda de un veterinario

A nadie le gusta tratar con una mascota que se muestra agresiva, ya sea repentinamente o de manera continua. Si tienes un gato que de repente es agresivo, es importante entender por qué puede estar pasando esto y cuándo debes buscar ayuda de un veterinario.

Puede haber muchas razones por las que un gato puede volverse agresivo. Puede deberse a una enfermedad, dolor, miedo o incluso algo tan simple como estar en celo. Si tu gato se comporta de forma extraña y no sabes por qué, lo mejor que puedes hacer es llevarlo al veterinario para que lo revise.

El veterinario te preguntará sobre el historial médico de tu gato y los síntomas actuales durante la cita. También realizarán un examen físico para buscar posibles causas médicas de agresión. Si no se encuentra una condición médica subyacente, el veterinario puede sugerir estrategias de modificación del comportamiento para ayudar a tu gato a ser menos agresivo.

Maneras pacíficas de lidiar con la agresión felina

Si bien la agresión no es poco común en los gatos, puede ser alarmante cuando ocurre por primera vez. Sin embargo, existen algunas formas pacíficas de lidiar con la agresión felina.

Una forma de lidiar con un gato agresivo es brindar muchas oportunidades para hacer ejercicio. Un gato cansado es un gato feliz, y es menos probable que un gato feliz sea agresivo. Asegúrate de que tu gato tenga muchos juguetes con los que jugar y trata de reservar algo de tiempo todos los días para jugar con él.

También debes asegurarte de que tu gato tenga muchos escondites en tu casa. A los gatos les gusta tener un lugar donde retirarse cuando se sienten amenazados, por lo que proporcionarles muchos escondites puede ayudar a reducir sus niveles de estrés y hacerlos menos propensos a agredir.

Finalmente, trata de no castigar a tu gato por ser agresivo. Esto solo los esforzará más y podría aumentar sus niveles de agresión. En su lugar, proporciona un refuerzo positivo cuando se comporta de una manera no agresiva. 

Con un poco de paciencia y comprensión, puedes ayudar a reducir la agresividad de tu gato y disfrutar de una relación pacífica con él.

Comparte con nosotros, ¿cómo lidias con la agresión de tu gato?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *